viernes, 27 de abril de 2012

Bodegas argentinas temen represalias de Europa

Desde la Unión Europea surgieron rumores de que Argentina también saldría del SGP de los países europeos. Nuevos aranceles y medidas para-arancelarias acarrearían duras consecuencias para los vinos de exportación.

Los vinos argentinos podrían perder los beneficios del Sistema Generalizado de Preferencias (SGP) en los países que conforman la Unión Europea. Esto como consecuencia de la decisión del Gobierno Nacional de expropiar la empresa Respol YPF

Ya ocurrió con Estados Unidos en el mes de marzo. En aquella ocasión, fue en respuesta al incumplimiento de Argentina de un fallo dictaminado por CIADI en relación a dos empresas del país norteamericano. Además, pesó el desacuerdo por la política de restricción de importaciones.

Ya fueron analizadas las consecuencias de la represalia estadounidense. Los vinos de más de 14° de alcohol y los espumantes son las víctimas de un costo extra para cada exportación. En este nuevo contexto, todos los vinos tintos y blancos se verían afectados, ya que Europa otorga beneficios impositivos del 3% para estos productos argentinos. No obstante, podría haber también medidas para- arancelarias que impactarían con fuerzas en las exportaciones. 

La amenaza europea está vigente al igual que la preocupación del sector vitivinícola. Si bien el porcentaje impositivo no parece tan significativo, se traduce en grande cantidades de dinero si se toman como referencia los volúmenes de exportación. 

En 2011, Argentina exportó a Reino Unido (cuarto mercado en importancia y principal en Europa), un total de 1.507.838 cajas de 9 de litros de vino fraccionado a un precio promedio de U$S 30,64 por caja, según estadísticas de Wines of Argentina en base a datos de Caucasia Wine Thinking. Esto significó una recaudación de U$S FOB 46.197.153. 

También Países Bajos fue destino de 1.269.598 cajas de 9 litros a un precio promedio de U$S 30,04. En valor las exportaciones a ese país significaron U$S FOB 38.137.593. 

Dentro de los diez destinos más importantes para la vitivinicultura argentina, hay otros tres países europeos: Suecia, Suiza y Dinamarca. 

Las consecuencias, por tanto, de un 3% más de impuestos para las bodegas nacionales, tendría impacto sobre la economía de las empresas. Más teniendo en cuenta que hoy se paga un 10% de impuestos sobre el valor total del vino para ingresar a Europa.

El impacto de medidas para - arancelarias

El gerente de Bodegas de Argentina, Juan Carlos Pina, también habló sobre el conflicto con Europa, pero se mostró más preocupado por la posibilidad de medidas restrictivas, antes que por las represalias impositivas. 

"El vino tiene un proceso de elaboración que involucra la incorporación de muchos componentes químicos y otros elementos. Algunos son permitidos en algunos países y no en otros. Además se exigen normas de calidad y buenas prácticas de manufactura. Pienso que por ese lado pueden venir los principales problemas", apuntó.

Para Pina, podrían generarse bloqueos a cargas exportadas de vino que cumplan con algún requisito. "Más allá de que la bodega tuviera razón, si un país quiere frenar una exportación, puede hacerlo. Mientras se eleva el problema a la Organización Mundial de Comercio y se resuelve la irregularidad, ya pasaron meses y otros países ocuparon las góndolas de vinos argentinos", comentó. 

"Con un 10% de impuestos sobre el valor del vino, está claro que no tenemos preferencia económica. El mayor golpe podría ser para - arancelario y ya están ocurriendo", advirtió.

El 18 de abril estaba prevista una reunión entre Argentina y miembros de la Unión Europea, pero no se realizó por ausencia de los segundos. "Se iban a tratar conflictos comerciales como los factores que determinan a los vinos Reserva y Gran Reserva. Para Argentina todo litro de vino que se haga con 135 kilos de uva es Reserva y aquel que se elabore con 145 kilos es Gran Reserva. En cambio, España considera el tiempo en barrica y grado de alcohol". 

Por el momento, esta categoría de vinos argentinos está teniendo problemas comerciales en España, y el faltazo de los negociadores de la UE, es para Pina una prueba de las primeras represalias.

Desgastante situación con importadores

Alberto Arizu, presidente de Wines of Argentina, opinó que "cualquier quita de preferencias, podría impactar en costos que las bodegas no están en condiciones de absorber, por lo que demandaría una situación de negociación desgastante con algunos importadores". 

 "Europa, principalmente del Norte y el Reino Unido, son importantes mercados para Argentina. Esperamos no llegar al extremo de conflictos comerciales" agregó Arizu.

Fue semejante la opinión de Daniel Pi, gerente de Enología del grupo Peñaflor. "El 80% de los vinos que se consumen están por debajo de los U$S 25 y hoy se nos hace muy difícil mantenernos en ese rango de precios. Si bien Argentina tiene todas las cualidades dadas para ser competitivo en ese segmento de precios, la inflación está golpeando con fuerza y una suba de impuestos sería inadmisible", declaró.

Pi entiende que esta problemática limita las posibilidades de mayor oferta de las bodegas. "Cada vez estamos haciendo más negocios de nicho en vez de tener una oferta amplia, tal como nuestros recursos nos permiten", indicó.

Además, reconoció que la baja del consumo en el mercado interno no acompaña y explicó que Argentina debe buscar salidas exportables. "El problema, es que cada vez tenemos más complicaciones en los vinos básicos", lamentó.

Fuente: Area del Vino

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada


Cascada Inacayal - Villa La Angostura - Patagonia Argentina