viernes, 16 de mayo de 2014

La mejor forma de cocinar pastas si buscas perder peso

Es frecuente pensar que en una dieta para adelgazar se deben eliminar las pastas de la mesa. Sin embargo, ya hemos mostrado que este alimento puede ofrecer muchos beneficios y que no debemos dejar de incluirlo en la dieta habitual. Sin embargo, podemos modificar el modo en que lo consumimos. Para ello, te mostramos la mejor forma de cocinar pastas si buscas perder peso.

Las ventajas de incluir pastas en la dieta para adelgazar


Las pastas no sólo no poseen grasas sino que además, son un alimento de baja densidad calórica, es decir, que la relación entre volumen y calorías que ofrecen es apropiada para un plan que busca "desconcentrar" la energía de los platos.


Por otro lado, las pastas son fuente de vitaminas del complejo B que ayudan al funcionamiento cerebral y neuromuscular y también, tienen la capacidad de favorecer la producción de serotonina en el cuerpo, hormona que nos relaja y nos brinda sensación de placer, por lo que son necesarias si queremos sentirnos bien mientras cumplimos nuestro plan para perder peso.


No podemos olvidar el hecho de que las pastas son un alimento muy versátil y popular en nuestra cocina, por lo que si queremos volver más aceptable nuestra dieta y permitirnos comer en sociedad sin obstaculizar la pérdida de peso, es muy provechoso su inclusión en nuestra mesa.


Cómo cocinar pastas si buscas perder peso


Si tu objetivo es perder peso no debes dejar de incluir pastas en la dieta, sin embargo, puede ser muy favorable introducir algunos cambios a la forma en que consumimos este alimento.


Para que puedas disfrutar de las pastas sin interrumpir la pérdida de peso, te recomendamos, además de moderar la cantidad consumida, poner en marcha los siguientes consejos en la cocina:

  • Cocinarla "al dente", es decir, retirarla del agua antes de que cumpla su tiempo de cocción, de manera que ofrezca resistencia al morderla y que además de exigirnos más tiempo de masticación, demande más tiempo para digerirse, lo cual implica un menor índice glucémico, más saciedad y energía por más tiempo.
  • Combinarla con proteínas magras, de manera de reducir su índica glucémico y ampliar su capacidad para saciar el organismo. Contra todo mito, combinar una pasta con ternera magra, pechuga de pollo, huevo, o queso bajo en grasas puede ser de mucha ayuda para calmar el apetito sanamente.
  • Escoger su versión integral, sea cual sea su forma, pues lo mejor es obtener más fibra, más dureza y más tiempo de digestión pasándonos a las pastas integrales o en su defecto, con fibra añadida.
  • Combinarla con vegetales varios, de manera de sumar fibra y reducir el índice glucémico pero además, agregar buenos nutrientes y mucho volumen sin demasiadas calorías extra.
  • Elaborarla en el almuerzo, pues las pastas son recomendables en las primeras horas del día, mientras que por la noche, sus calorías no llegan a ser consumidas y hay más probabilidades de que sus restos se acumulen como grasas en el cuerpo.


Con estos consejos podrás lograr la mejor forma de cocinar pastas si buscas perder peso. Y para brindar una ayuda extra, os dejamos algunas recetas de pastas, ideales para quienes buscan disfrutar de un buen plato sin entorpecer su adelgazamiento:


Recuerda que no debes eliminar los hidratos de tu dieta para adelgazar, sino que puedes disfrutar de buenos platos a base de pasta sin dejar de perder peso.



Fuente: directoalpaladar.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada


Cascada Inacayal - Villa La Angostura - Patagonia Argentina