lunes, 26 de mayo de 2014

El Porvenir lanza su primera etiqueta con Cabernet Franc de la mano de un blend con chapa de best value

La bodega salteña acaba de presentar la nueva añada de su Amauta Corte IV. Además, sorprendió con la nueva cosecha de su Torrontés fermentado en barricas 

"Desde hace un tiempo veníamos probando y experimentando, no es que nos hayamos querido subir a la moda del Cabernet Franc", aclaró por si las dudas Mariano Quiroga Adamo, enólogo de El Porvenir de Cafayate, uno de los grandes jugadores de la vitivinicultura salteña.

Su breve prólogo está relacionado con que, por primera vez, la bodega está incluyendo en algunas de sus líneas esta variedad de la que hoy por hoy todos hablan. Y lo hizo a través de su blend Amauta Corte IV, que cada año va variando su composición.

La del 2012, por caso, incluía Malbec, Tannat y Petit Verdot. En tanto que la cosecha 2013, que es la que actualmente está lanzando la bodega, es un corte que conjuga 50% Cabernet Franc y 50% Malbec.

"Es la primera vez que lanzamos un Cabernet Franc a nivel comercial. Trabajamos bastante con esta variedad y una vez que logramos elegancia y una pirazina bien equilibrada, vimos que era el momento de incluirlo", detalló Quiroga Adamo.

Durante la presentación, que se realizó en el restaurante que comenda Hernán Gipponi en Fierro Hotel, Vinos & Bodegas pudo degustar este ejemplar, que se caracteriza por una nariz elegante, con mucha fruta roja, toques especiados, básicamente aromas que recuerdan a la pimienta negra, y un leve recuerdo a caramelo, heredado tras su paso de 8 meses por barricas de roble de segundo y tercer uso. Este tinto salteño, a su vez, premia con una boca jugosa, bien amable, y con una buena carga aromática, dominada por las frutas negras maduras y una acidez óptima.

Su persistencia en el paladar, entre medio y larga, selló una buena comunión al momento de de acompañar las mollejas con hongos, puerro y verdeo que preparó especialmente para la ocasión Gipponi.

Cabe destacar que el Amauta IV 2013 es una edición limitada de 6.000 botellas y sus $95 sugeridos en vinotecas resultan justificados. En momentos en que la inflación impacta de lleno en la economía en general -y la industria vitivinícola lógicamente no escapa de la tendencia-, es atractiva la opción de acceder a este tinto salteño por menos de $100.

"Los otros tres cortes de Amauta no se modifican, pero el cuarto es el que nos permite experimentar. Y cuando detectamos las cualidades de nuestro Cabernet Franc no dudamos en lanzarlo", agregó Lucía Romero, directora de El Porvenir.

Durante la presentación, otro de los highlights que vale la pena destacar es el ya clásico Torrontés fermentado en barricas de roble. Con este ejemplar, la bodega suma un argumento sólido y contundente en el ya extenso pero no menos vigente debate sobre la amalgama de esta cepa con la madera.

El Laborum Torrontés Oak Fermented añada 2013, que llega a las góndolas con un precio sugerido de $110, se muestra como un blanco definitivamente gastronómico, con un peso y una oleosidad en boca que le otorgan un sello diferencial a este blanco salteño.

El resultado es un Torrontés bastante atrevido, con una paleta que conjuga notas cítricas, tropicales y algunos trazos de vainilla y coco. Nada invasivo y muy lejos, si es que se quiere establecer un punto de comparación, de esos Chardonnay que cansan con sus notas de banana madura en extremo.

Este ejemplar, por el contrario, corre por el andarivel del equilibrio. Claro que lo hace con presencia, con un andar elegante en el paladar, acompañado de una atrayente textura.

Su larga persistencia en boca se convirtió en un complemento perfecto para los langostinos con zapallo kabutiá y nueces de macadamia que tenía listos Gipponi. 

Por J.D.W. - Editor Vinos & Bodegas iProfesional - vinosybodegas@iprofesional.com
 
Fuente: iprofesional.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada


Cascada Inacayal - Villa La Angostura - Patagonia Argentina