miércoles, 24 de agosto de 2011

Uso del vinagre (aceto) balsámico

Este vinagre se puede utilizar en la entrada, en el plato fuerte y hasta en los postres; lo que lo vuelve una pieza esencial en la cocina, y como tal, merece ser más conocido. Para hacerlo en casa, calcule usted más o menos una cucharadita de café por persona.

Ponga esta proporción en una fuente honda, agregue sal y pimienta; mueva unos minutos para que esté totalmente disuelto y poco a poco añada aceite de oliva extravirgen.

Como verá, es muy sencillo y económico.

Para usarlo en una ensalada, tan solo viértalo al gusto y mezcle bien con las hojas de lechuga, una ensalada sencilla, con el aroma de un buen balsámico, gusta a toda la familia. Recomiendo acompañar la ensalada con un trozo de pan baguete.

Cuando lo coma con carne, que bien puede ser una asada al carbón, rocíela cuando esté recién cocinada. Si la quiere comer en el postre; pruebe por ejemplo, aceto balsámico disuelto con azúcar blanca en iguales proporciones, al momento de servir agregue frutillas frescas y por encima un buen helado de vainilla.

Como habrá podido notar, es un vinagre notablemente versátil, de uso múltiple. Sin embargo, usted debe, al igual que los aceites de oliva, asegurarse de adquirir aquellos que cumplan con la Apelación de Origen Controlada, lo que le confirmará que usted está obteniendo un producto de calidad que cumpla con los requisitos básicos del vinagre balsámico, tal como sus años de envejecimiento en barrica de madera.

Por esta razón usted entenderá que el precio sea netamente mayor a cualquier otro vinagre. Y como es un vinagre de uva blanca y que es muy parecido a los vinos, también tiene sus milésimas lo que significa que algunos años son excepcionales y otros no tanto.

Fuente: eluniverso.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada


Cascada Inacayal - Villa La Angostura - Patagonia Argentina