jueves, 16 de diciembre de 2010

"Lo más importante es comunicar de dónde provienen los vinos"

Invitados por Wines of Argentina, los periodistas Anthony Gismondi y Stuart Tobe, de la revista Wine Access y del sitio Gismondionwine.com, visitaron Argentina y brindaron su opinión sobre nuestros vinos. Además, dejaron algunas recomendaciones.

Durante noviembre, los periodistas recorrieron bodegas y viñedos, participaron de distintas degustaciones de vinos y mantuvieron cenas con referentes del sector, tanto en Mendoza como en Cafayate. Además, participaron de una degustación especial de vinos iconos del país de variedad Malbec y de añadas antiguas, en una sesión especial en compañía del experto argentino Fabricio Portelli.

Al finalizar su visita, Anthony Gismondi, -que cada vez viaja con más frecuencia a Argentina-, expresó que éste "fue un gran viaje, encontré muchas cosas positivas" y avaló la calidad de los vinos argentinos al tiempo que brindó ciertas recomendaciones vinculadas a las denominaciones de origen, al trabajo en los vinos blancos y a los blends tintos, caldos en los que se mostró particularmente interesado.

El vino argentino más allá del Malbec

Gismondi destacó que el trabajo en los viñedos y en la cosecha de las uvas actualmente es más cuidadoso y ha mejorado y que estas acciones desempeñadas de manera eficiente se traducen positivamente en las botellas. "En general, creo que los vinos que degustamos mejoran cada año. En Canadá amamos el Malbec y la gente lo está comprando, pero estamos interesados en saber qué es lo próximo que viene".

Sin embargo, el periodista afirmó que fue muy interesante degustar los blends de Malbec/Cabernet, Malbec/Syrah, incluso aquellos con Bornada; vinos que le resultaron interesantes por su complejidad y diferentes en cuanto a aroma y sabor.

Denominaciones de origen, algo urgente para resolver

Algo que le pareció importante destacar a Gismondi es la necesidad de un mejor uso de las apelaciones de origen en las regiones. "No sé por qué Argentina se toma tanto tiempo para decirnos de dónde vienen las uvas, dónde se hace el vino. Malbec de Mendoza solamente, no nos dice mucho. Estamos interesados en saber cuántos vinos se pueden encontrar que digan Tupungato, Altamira, Cafayate o cualquiera de esas apelaciones", consignó.

Sostuvo que es muy importante seguir avanzando en ese tema ya que los consumidores canadienses pagan mucho dinero por el vino argentino. "Si miramos el resto del vino que compramos al mundo en el mismo rango de precios, la mayoría tiene muy bien delineada su zona de apelación, en la etiqueta frontal (y no en la de atrás). Eso hace al vino más interesante; es más que Malbec solamente, es Malbec de La Consulta o Malbec de Las Compuertas".

Según el especialista, el consumidor actual es en general un consumidor joven, que se mueve en un mundo moderno. Es inteligente, sofisticado y requiere información. Prefiere saber de dónde es el vino en el que gasta su dinero y poder encontrar ese lugar en un mapa, así como le gusta saber de dónde proviene la comida, el agua, etc.

Gismondi se animó a mencionar que quizás en 10 o 15 años nadie esté interesado en comprar los vinos varietales, sino en los blends e insistió en que cada botella debe decir qué vino tiene y de dónde proviene esa bodega. "Las variedades son secundarias, lo más importante es de dónde provienen y quién hace los vinos. Eso brinda infinitas oportunidades: una vez que el vino tiene una alta calidad, saber de dónde viene y de qué persona proviene ¡es perfecto!

Alcohol y vinos blancos

Respecto de los blancos, el periodista opinó que el Torrontés le parece un vino muy interesante. Consideró que la industria necesita trabajar un poco más en el vino blanco y que es posible mejorar el Chardonnay. Sin embargo, admitió haber encontrado algunos buenos Sauvignon Blanc y Viognier.

Consideró que es necesario bajar un poco el nivel de alcohol ya que un vino blanco no debe tener más de 14° o 14, 5° como máximo. "Es difícil beber vinos con 15° o 16 ° de alcohol. Lo degustamos pero no lo bebemos. Si Argentina desea vender mucho vino blanco, hay que encontrar el equilibrio: bajar el nivel de alcohol y preservar la frescura. Las cosas van bien en general, encuentro vinos de muy alta calidad", expresó.

Gismondi explicó: "en general, cada vez que vamos a cualquier lugar sólo nos dan vino tinto y sería bueno también poder degustar más cantidad de blancos. El péndulo está volviendo nuevamente. Hace un tiempo el consumo solía ser todo vino blanco, luego fue todo tinto y ahora está volviendo al medio. Más gente quiere beber vino blanco, va bien con la comida, la cena", afirmó.

Fuente: Wines of Argentina

El vino argentino en el mercado canadiense

En Canadá el vino argentino es muy conocido y a los consumidores les gusta su calidad y el precio, pero sobre todo, su sabor.

"La mayoría de las tiendas de venta de vinos son del gobierno, pero los comercios privados de vinos en British Columbia o Alberta tienen mucho vino argentino y les va bien. Necesitamos un poco más de variedades o blends, definitivamente con apelación. Así podremos comprar un vino del Valle de Uco y compararlo con uno de Cafayate o con los de Altamira, o Tunuyán. Nos gusta eso porque sabemos que son todos diferentes, pero si nadie nos dice de dónde vienen, compraríamos otros

En cuanto al trabajo de promoción del vino argentino en Canadá, el periodista dijo que definitivamente hay que hacer un esfuerzo en continuar contando la historia del país, porque el resto de los países están contando su historia. Sin embargo señaló que la gente quiere más información real: "Menos tango y más información. Argentina es exótica, tiene una gran reputación, suena interesante, pero ahora todo es acerca del vino: quién lo está haciendo al vino, de dónde viene, dónde puedo encontrarlo, cuánto cuesta, dónde puedo comprarlo, estas son las cosas importantes que Argentina tiene que tener en cuenta en nuestro mercado", finalizó.

Fuente: Area del Vino

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada


Cascada Inacayal - Villa La Angostura - Patagonia Argentina