martes, 10 de junio de 2014

Por qué se frenan las ventas de vinos a Estados Unidos

La caída ronda el 15% en vino embotellado, en el primer trimestre del año. Los motivos, en esta nota. 

Las exportaciones a Estados Unidos, el principal mercado de los vinos mendocinos, están en plena revisión. "El segmento de vinos de 6 a 12 dólares la botella está agotado, saturado", fue la definición de  Sergio Stabio, el encargado de la oficina comercial de Pro Mendoza en Nueva York, que es el nexo entre distribuidores y distintas bodegas locales.

En 2013, se exportaron 372 millones de dólares a Estados Unidos. Del total, US$ 256 millones fue en venta de vinos embotellados, U$S 67 millones de mosto concentrado, U$S 44 millones de vino a granel y US$ 5 millones de espumantes. Las exportaciones de vino embotellado a Estados Unidos significan el 51% de lo que exporta en este producto la provincia. Las ventas en el primer trimestre de 2014 cayeron  14,4% en volumen y del 12,8% en valor, comparado con el mismo período del año pasado, según la consultora Caucasia Wine Thinking.

Para Stabio, que ayer estuvo de visita en Mendoza, entre 2013 y el comienzo de este año, se perdieron mercados por el retraso cambiario. Luego de la devaluación, aparecieron otros problemas: "Los grandes distribuidores de Estados Unidos no están buscando proveedores nuevos de Argentina. La bodega que no entró va a tener problemas para vender", dijo Stabio, especialista en Relaciones Internacionales y Economía. Contó una anécdota reciente con un distribuidor que le dijo: "Los argentinos saturaron el mercado de Malbec, que  puede convertirse en el próximo Syrah australiano". Para revertir esta tendencia de saturación del mercado, Stabio sugiere apostar a vinos de entre 20 y 30 dólares la botella, vinos reserva, de guarda, que compitan con vinos españoles o franceses.

Sobre las variedades más conocidas y demandadas en Estados Unidos, explicó que está primero el Malbec, luego aparece el Bonarda y bastante menos los blancos, como el Torrontés. Opinó también de lo oportunidad de aumentar las ventas en restaurantes, siendo que Nueva York es una plaza gastronómica importante:: "Es un negocio muy complicado, el vino en un restaurante de Nueva York cuesta tres veces más que en una vinoteca".

Entre las principales complicaciones que se le presentan a las bodegas argentinas están la inflación y en algunos casos el volumen que pueden exportar: "A los importadores les cuesta entender que a valor dólar Argentina tenga más inflación que Estados Unidos", dice Stabio. Y enumera otras trabas comerciales: "Una bodega chica no puede trabajar con un importador grande porque le exigirá mayores volúmenes y descuentos importantes para llegar a góndola", lo que afecta el margen que tienen las bodegas más pequeñas.

Más allá de estos inconvenientes, el agregado comercial de Mendoza en Estados Unidos asegura que el vino es el "caballito de batalla" de los productos argentinos que se exportan a América del Norte. Advierte que hay una gran oportunidad en California donde la sequía y el costo de la mano de obra, afectará la cosecha. "En 10 años, el 50% del vino que se consuma en Estados Unidos será importado", asegura el asesor.

La oficina de ProMendoza en Nueva York está en pleno Manhattan: Park Avenue y la 45, en el mismo edificio donde tiene su sede el Banco Nación, donde le han hecho un espacio a Mendoza. Con un área metropolitana que comprende 23 millones de personas, Nueva York es el principal centro comercial y financiero del mundo. Además, Estados Unidos se ha convertido en el principal consumidor de vino en el mercado mundial, según la Organización Mundial del Vino (OIV).

Fuente: http://www.mdzol.com/nota/537466-por-que-se-frena-la-venta-de-vinos-a-estados-unidos/

Fuente: Area del Vino

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada


Cascada Inacayal - Villa La Angostura - Patagonia Argentina